ENTRE LA ESPERANZA Y LA DECEPCION (Final)

La Decepciòn…

Y es asi como la par de ese pueblo que se niega a perder la fe en su Presidente, esta ese otro que ve con decepción y tristeza como una vez más se juega con las esperanzas de los más vulnerables, ese que ve con indignación como se manipulan las emociones y las necesidades más primordiales, mientras unos pocos se benefician y se llenan los bolsillos. Ese pueblo que ve como las letras de la Revolución van cayendo una a una hasta convertirlas en un sin sentido y como las palbras de advertencia de Bolivar y el Che comienzan atomar un sentido distinto, un sentido que refleja que los tan advertidos errores del pasado se van repitiendo uno a uno.

Ese otro pueblo que luego de 12 años se da cuenta que ese camino hacia un mejor país no se ha iniciado o peor, se abandonó para retomar el camino ya transitado en la cuarta y que ya sabemos que no nos conduce a ser realmente mejores. Ese otro pueblo que en retrospectiva busca saber donde quedaron sus esperanzas y todas sus expectativas y que se dio cuenta que mas allá de la realidad mediática y contrastada entre VTV y Globovisión existe una realidad que sin duda es el reflejo de un país distinto al que deseaban, un país que no es el mejor, sino que se ha conformado con ser para muchos menos malo que el de antes o peor que hace que muchos le vean el lado positivo al pasado que tanto criticaron.

Ese pueblo que luego de 12 años observa que las instituciones del Estado siguen ahogadas en la misma Burocracia del pasado, que se dobló la suma de 16 Ministerios ahora en 32, pero que también dobló su inoperancia característica. Ese otro pueblo que esperaba una profunda transformación de las estructuras del Estado y que luego de 12 años observa con desgano como lejos de desmontar aquella estructura viciada y colapsada simplemente la han fortalecido, mientras la corrupción se enquista en lo más profundo de sus instituciones, ante la mirada y el silencio cómplice de autoridades que solapan con su indiferencia los más grandes desfalcos a nuestras arcas, con la venia de un Poder Judicial que descaradamente se manifiesta como un poder servil y arrodillado a la voluntad del Presidente, pero que además en su acostumbrada inutilidad hace de la impunidad su norma rectora.

Ese otro pueblo que consciente del alcance de los problemas y de la gran deuda social heredada de gobiernos anteriores esperaba que este Gobierno los asumiera como prioridad de Estado, pero que luego de 12 años observa con gran decepción, que a pesar de los altos ingresos petroleros, el mayor en la historia, esos grandes problemas persisten y persisten porque en 12 años solo han tapado los problemas con soluciones temporales que magnifican pero que al final no han trastocado siquiera una parte de lo que implican los problemas estructurales de nuestra sociedad.

Así vemos a un Gobierno que decía transitar hacia el Socialismo pero que en su andar olvidó los pasos fundamentales para su construcción..Un socialismo que le teme a la critica…un socialismo que pretendió erigir su Hombre Nuevo sobre los escombros y vicios del hombre cuartiano… un Socialismo que se edifica sobre una sociedad deshumanizada y sumergida en antivalores, un socialismo que rinde culto a la intolerancia mientras se fortalece con el odio desmedido que pregona y que ha logrado dividir al pais, bajo la falsa consigna de una confrontacion ideologica que no es mas que una simple estrategia para consolidar su poder politico. Un socialismo que luego de 12 años sigue excusándose en el pasado y hablando en tiempo futuro. Un Socialismo que demandaba para su construcción una verdadera Revolución de la conciencia, una verdadera transformación social, un cambio radical de los viejos paradigmas y que le diera a sus ciudadanos la plena convicción de ser constructores y no espectadores de su realidad.

Pero la Revolución quedó en palabras y sin ella solo le quedó un socialismo donde el pueblo hace alarde de un poder que no sabe usar, un socialismo que habla de progreso tecnológico pero que no apuesta al progreso humano…un socialismo que no pasa de la palabra, que muchas veces se estanca en las buenas intenciones, un socialismo donde sus grandes y excepcionales logros se ven minimizados frente a la cotidianidad de sus grandes desaciertos. Un socialismo donde aquellos que alguna vez siendo pueblo vivieron en carne propia la indiferencia de un gobierno que se desconectaba de la realidad y que irónicamente, hoy siendo gobierno olvidaron lo que es ser pueblo. Un socialismo hecho de consignas que cambian a conveniencia sin lograr internalizar su alcance. Un Socialismo que cita a Bolívar, al Che, a Jesuscristo, a Marx, a Nietszche, a Mao, con la naturalidad propia de quien no ha logrado comprender la trascendencia de sus postulados y que solo se ha limitado a extraer sus frases mas convenientes para dar un efímero valor a sus discursos. Un socialismo que se quedó en retorica y una revolución que al parecer se quedó dormida en el camino.

A 13 años de Gobierno vemos un país de contrastes, un país que muestra al mundo los avances de una Revolución pero que al mismo tiempo esconde sus mas viles pecados, de una Revolución que en lugar de ganar adeptos los va perdiendo, mientras sacrifica a sus verdaderos revolucionarios o simplemente los anula para premiar a quienes solo se benefician de ella. Un socialismo que se debate entre los verdaderos revolucionarios y aquellos que dicen serlo sin practicarlo, aquellos que gritan y vociferan en nombre de una Revolución que desconocen y que no son capaces de sentir ni asumir. Es así como vemos un país que se dice revolucionario mientras sigue sumergido en su mas profunda crisis de valores, ahogado en su propia burocracia y víctimas de ese arrogante empeño de no reconocer, asumir ni rectificar sus errores.
Son 13 años de un gobierno que no ha logrado comprender que el peor enemigo de su revolución no es la oposición, ni el imperio, ni la iguana, sino el funcionario boliburgues, corrupto e ineficiente que muchos chavistas llevan por dentro. Un gobierno que descaradamente elude su compromiso revolucionario de erradicar la burocracia, la ineficiencia y el individualismo reinante en sus instituciones y que lejos de enfrentarla la solapa con su silencio cómplice.

Y es así como la esperanza de un pueblo se va perdiendo y se va convirtiendo en decepción..una decepción que va creciendo pero que pasa desapercibida por esa misma arrogancia de creerla minoritariamente insignificante.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: