ENTRE LA ESPERANZA Y LA DECEPCIÒN (I Parte)

Chavez: La Esperanza de una Revoluciòn…

Tenía 14 años cuando Hugo Chávez irrumpió en las páginas de nuestra historia. Para entonces, el idealismo propio de la juventud y una marcada influencia izquierdista que a escondidas había alimentado desde aquellos días de febrero del 89, limitaron mi comprensión de los hechos a la sola idea de ver a un hombre que se levantaba en armas en nombre de un pueblo golpeado, burlado y en contra de un sistema viciado que con indolencia le había dado la espalda al pueblo. Ante ese panorama, pocos reparamos en la legitimidad del entonces Presidente de la República, pocos reparamos en un pasado golpista que nos había dejado 10 años de terrible dictadura, a pocos les importó los muertos de uno y otro lado, pues la sangre de patriotas derramada esa madrugada del 4 de febrero era la que regaría el marchito y acabado árbol de la libertad.

Sin duda, ese día, despertó un pueblo y a la par, la esperanza de muchos que comenzaban a vislumbrar un camino distinto..un camino posible..hacia un mejor país. Mientras los partidos fuertes advertían el peligro que representaban los golpistas para el país, Caldera por el contrario los erigía como héroes, héroes de un pueblo que reclamaba atención a quienes se habían hecho sordos y ciegos. CAP, el villano de esa época terminó enjuiciado por un Poder Judicial que al menos en apariencia jugaba a ser autónomo, entregado por su Partido a la jauría mediática y que le dio la espalda para poder sobrevivir a la debacle que se les avecinaba. Sacrificar al entonces verdugo, terminó siendo la tabla de salvación para los que se habían quedado sin pueblo. De allí Caldera saltó nuevamente a la presidencia, pero esta vez comandando el chiripero, el partido donde convergieron las minorías, los grupitos, los siempre relegados, los de izquierda y todo aquel que quiso darle una lección a la soberbia, arrogancia pero sobre todo a la indiferencia de los grandes partidos. Rápidamente muchos cambios que venían gestándose casi de manera inadvertida comenzaban a concretarse. La bandera de la descentralización habìa cobrado fuerza de la mano de quienes se habían formado en las filas de la izquierda y ahora su voz era escuchada cada día con más firmeza. Venezuela sin duda iniciaba su proceso de transformación.

Así la llegada de Chávez a Miraflores representó una gran esperanza para una indiscutible mayoría de venezolanos, para aquellos que fueron excluidos o para aquellos que asqueados de tanta desidia, injusticia social y corrupción aspiraban una profunda transformación de las bases democráticas. Esas mayorías excluidas y burladas vilmente por gobiernos indolentes salieron a votar en masa por una esperanza y hasta los más escépticos terminaron dándole el beneficio de la duda. Así llegó Chávez con casi un 80% de popularidad indiscutible, que parecía enterrar en el pasado a los grandes protagonistas del puntofijismo, obligando al nacimiento de nuevos partidos, dando paso a nuevas formas de hacer política y abriendo camino a nuevas generaciones y nuevas visiones que también se habían rebelado ante esa vieja forma de hacer política.

Se iniciaba el gran camino de la Revolución, la Revolución vista y asumida como una verdadera transformación del Estado, capaz de desmontar esa estructura viciada, colapsada, esa llamada estructura burguesa que se había enquistado a costa de la explotación de nuestras riquezas y de una distribución desigual en detrimento de los mas vulnerables y en beneficio de unas minorías. Una Revolución capaz de erradicar los vicios mas letales del capitalismo, capaz de reeditar nuestra cultura patria, nuestra historia y edificar un nuevo modelo país inspirado en los mas nobles principios humanistas. Una verdadera Revolución que nos permitiera salir de ese fango de corrupción y desidia en que se ahogaba nuestra sociedad, pero sobretodo una Revolución capaz de transformar la esencia del venezolano, de erigirlo sobre una nueva cultura de valores y principios que nos convirtiera en verdaderos constructores de nuestro futuro..un futuro distinto, promisorio, de progreso, paz, justicia social y libertad.

Para muchos eso significó la palabra Revoluciòn..en esa Revoluciòn muchos pusieron sus esperanzas y expectativas..a esa Revoluciòn apostaron..en esa Revolución creyeron..y hoy vemos como 12 años despuès esa Revoluciòn aun necesaria ha perdido su norte y su fuerza en manos de quienes se suponía estaban llamados a fortalecerla…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: