Comentarios al Sistema Penitenciario – III Parte

Otro factor condicionante en nuestro sistema penitenciario, que si se quiere, se encuentra íntimamente ligado al tema del hacinamiento, es lo referido a la infraestructura carcelaria. Nuestro país cuenta con 32 Centros Penitenciarios con capacidad para albergar 14.939 internos, mientras que en la actualidad la población carcelaria supera los 40mil. El sólo hecho de mencionar las cifras que exceden indiscutiblemente la capacidad de cualquiera de nuestras Cárceles, nos permite tener una idea de cómo se desarrolla la convivencia y las dificultades materiales que impiden transformar el espacio carcelario y adaptarlo a las condiciones mínimas requeridas para garantizar un entorno saludable y óptimo para llevar a cabo cualquier proceso de reinserción.

Mas allá de lo que implica para la sociedad un Centro de Reclusión, en nuestro país, las evidentes condiciones infrahumanas que estas han presentado a lo largo de su historia nos lleva a concebirlas como espacios aversivos que marcan negativamente tanto al interno como a quienes de algún modo se encuentran vinculados a estos centros. Nuestras Cárceles nunca han sido concebidas como espacios para la reinserción, sino como centros de castigo, que no son características propias de un determinado centro, sino que por el contrario, constituyen una condición estructural, intrínseca del propio sistema penitenciario.

A la ya deplorable e infrahumana situación que presentan nuestros Centros Penitenciarios se suman las condiciones de insalubridad generalizada. La falta de mantenimiento adecuado a las instalaciones generan el deterioro de las mismas y se refleja en las múltiples filtraciones de aguas negras, los alcantarillados obstruidos, lo servicios sanitarios insalubres, la contaminación excesiva y una serie de condiciones que repercuten negativamente en el entorno físico del interno y que lo expone no solo en su condición humana sino también en su salud.

A todos estos factores también se le suma la ausencia de una verdadera y acertada política carcelaria orientada a la reinserción del privado de libertad. Una política avocada a garantizar el entorno y las condiciones favorables para que el privado de libertad pueda experimentar una verdadera transformación de su forma de vida y la percepción que de ella tiene. Una política realmente efectiva que constituya un verdadero contrapeso al ocio y a la violencia y que ofrezca alternativas de convivencia y desarrollo humano.

Asì las cárceles venezolanas bajo esas condiciones infrahumanas, lejos de garantizar el cumplimiento de su rol resocializador, se han convertido en depósitos humanos, que acumulan miseria, maltrato, indolencia y abandono, un submundo donde mas que la libertad lo que se limita es la condición humana y los derechos fundamentales que tan inútilmente se han proclamado como bandera de un país que se dice civilizado.

Evidentemente se trataba de una bomba de tiempo que tarde o temprano terminaría colapsando y desatando una violencia indetenible capaz de imponerse sobre la propia fuerza del Estado. Situación que venía siendo advertida un par de décadas atrás cuando el Sistema penitenciario comenzaba a dar visos de ingobernabilidad, pues la falta de atención a esta crisis que venia desarrollándose dio paso al nacimiento de una cultura carcelaria que avanzaba bajo una especial modalidad de crimen organizado. Intramuros crecía esta nueva sociedad, la sociedad carcelaria, esa donde los roles se cambiaban y daban paso a un nuevo sistema de organización.

Estos y muchos otros factores han sido determinantes para el nacimiento de esta nueva y nefasta cultura que lejos de contribuir a las disminución de la criminalidad extramuros, sin duda se ha convertido en un brazo fundamental para su auge. Una cultura que ha sobrepasado los limites de lo humanamente permitido y que ha llevado a la poblaciòn cercelaria a detentar un poder desproporcionado e ilimitado en el ambito carcelario y fuera de èl

Así, a medida que pasaba el tiempo, Directores, personal administrativo, cuerpo de custodios, Guardia Nacional, iban sucumbiendo uno a uno a las imposiciones de las redes  que se iban tejiendo en el submundo carcelario y que  día a día se hacían con más poder. En ese proceso, los chuzos y chopos pasaron a ser herramientas en desuso y comenzaban a aparecer las 38, una que otra 9mm…de pronto una Glock….hasta conformar un verdadero arsenal de guerra sobre el cual, hoy por hoy, han edificado su poderío.

En esta nueva etapa, que sin duda marca un capitulo vergonzoso dentro de la historia carcelaria venezolana, se pone de manifiesto un cambio de roles en el cual son ahora los Privados de Libertad quienes a pesar de mantener el mismo estado infrahumano, el cual han asumido y ante los que parecen inmunes, hoy detentan ademàs, el poder absoluto dentro de las càrceles.  El desgobierno reinante ha permitido la consolidaciòn de estas mafias carcelarias que no sòlo ejercen libremente el poder intramuros sino que ademas son capaces  de imponer su propia ley y de conventir las carceles en verdaderos centros de operaciones desde donde dirigen toda una red delictiva dedicada al Robo de vehículos, Cobro de vacunas, secuestros, sicariatos, etc. al tiempo que les permite asumir una serie de “privilegios” que despojan a nuestras carceles de su condiciòn natural como centro para el cumplimiento de penas.

A la par del desgobierno, tambièn la situación de violencia y el nivel armado que han alcanzado dentro de las cárceles genera cifras alarmantes que mantienen en jaque la vida de los privados de libertad, sobretodo de aquellos que de algùn modo se encuentran excluidos de la red organizada que conforman los jefes de dichas mafias, mejor conocidos hoy dìa como Pram, constituyendose al mismo tiempo, en una verdadera amenaza a la ya bastante delicada y creciente situaciòn de inseguridad que vive el paìs.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: