Cultura de la Legalidad (II Parte)

…Desafortunadamente durante décadas en nuestro país parece haberse sembrado una cultura de la “ilegalidad” que se ha consolidado gracias a la impunidad reinante en todos los niveles de nuestra sociedad. Sin duda alguna esta situación ha contribuido en gran medida al auge de la anarquía y el caos que desencadenan en violencia y que es a su vez el principal factor generador de delitos e inseguridad en todos los niveles.

Evidentemente, esta desacertada Cultura de la Ilegalidad no nació hace 12 años con la llegada de la llamada Revolución, ciertamente sus orígenes se centran en los vicios arraigados en una estructura de Estado burocrática y clientelar que comenzó a desarrollarse décadas atrás y que terminaron degenerando los principios básicos que, se suponía, debían imponerse como garantía de un Estado Democrático que a través de sus instituciones esenciales pudieran establecer como principio orientador de sus actos una cultura de la legalidad lo suficientemente sólida como para superar cualquier amenaza y alcanzar la paz social necesaria para el logro de sus fines.

Con base a lo anterior, me atrevería a asegurar que el gran error de este llamado Proceso Revolucionario ha sido precisamente su incapacidad para abordar y erradicar de manera efectiva y contundente los vicios de esta errada cultura, lo que debió ser una prioridad absoluta de un Estado que se dice a sí mismo Socialista. En reiteradas ocasiones he manifestado la imposibilidad de erigir cualquier forma de gobierno, más uno inspirado en los principios socialistas, sobre la base de una sociedad carente de valores, lo que sin duda, a mi parecer, ha constituido la causa de sus constantes errores y a su vez el mayor obstáculo para consolidar y hacer viable su proyecto social y su conveniencia para el futuro y progreso del país.

En este sentido, indudablemente el primer reto que debió asumir este Gobierno fue la transformación profunda de muchos paradigmas de pensamiento, en todos los niveles, desde el comportamiento que asume el ciudadano común frente al orden legal establecido hasta el comportamiento que asumen los funcionarios en el ejercicio de sus funciones públicas. En pocas palabras debió dar al menos los primeros pasos para la construcción del verdadero Hombre Nuevo Socialista y no como hasta ahora, enarbolar la bandera del hombre nuevo sobre los vicios y carencias morales desarrolladas en décadas anteriores.

No se tomó conciencia del daño incalculable que se le causa a una sociedad cuando no se garantizan las normas básicas de convivencia, más aún cuando al no poner freno a conductas puestas en practica fuera del marco legal, estas se terminan asumiendo como cotidianas o aceptables, a pesar de que moralmente no los sean.

El daño generalizado que se materializa cuando una sociedad crece al margen de la cultura de la legalidad, desde el ciudadano de a pie que transgrede normas elementales para la sana convivencia o el que elude sus compromisos básicos hasta la cultura funcionarial que se ejerce ignorando la esencia del servidor público, es de proporciones incalculables. Màs aùn, cuando al admitir como práctica reiterada y consensual el abuso y la arbitrariedad en cualquier nivel de gobierno se está fomentando la cultura de la ilegalidad en los ciudadanos y se está dotando a los funcionarios de un poder discrecional en sus funciones que no le asisten.

“…una política de legalidad es hoy
la más radical de las revoluciones
posibles, además de la primera de
las revoluciones deseables…”
Paolo Flores D’Arcais.

Continuarà…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: