LO QUE NO SE DIJO EN LA INTERPELACIÒN DEL MINISTRO EL AISSAMI (I)

Fueron 7 horas de Interpelación, apenas voy por la primera parte…Continuamos…y ahora le toca al Ministro Tareck El Aissami.

Ante todo debo decir que aún cuando el referido ministro no goza de mi agrado le reconozco su habilidad para el discurso y lo acertado de como ha sido concebida su política de seguridad. Entre las cosas que siempre han llamado poderosamente mi atención, está el hecho de que precisamente de acuerdo a las cifras que maneja el Gobierno, entre los Estados más violentos, estén sólo aquellos cuya población en su mayoría es de oposición. Llama poderosamente mi atención porque en el caso del Zulia, por ejemplo, uno de los grandes factores a los que podemos adjudicar esta situación, entre otras cosas, es a su condición de Estado fronterizo y a la densidad poblacional que posee. Mas sin embargo, en el caso de Táchira, cuyas características históricamente resultan similares a las del Zulia, el nivel de inseguridad sólo se ha incrementado en los últimos años, incremento vertiginoso similar al que también ha experimentado Lara.

El diputado Mendoza señalaba, entre otras cosas, la implementación de 16 planes de seguridad de los cuales no se han obtenido resultados pues las cifras de homicidios no. bajan. Ante esta interrogante el Ministro salió al paso señalando que precisamente la implementación de 16 planes de seguridad demuestra el interés del gobierno para abordar el tema de la seguridad. No obstante yo le diría al ciudadano Ministro que efectivamente 16 Planes de seguridad demuestran la intención del gobierno de abordar el problema de la inseguridad, pero, que el hecho de que 15 de esos planes hayan fracasado refleja la ineficiencia de su gobierno y la falta de voluntad política para concretar de manera efectiva dichos planes.

Otro aspecto que señaló el Diputado Mendoza fue lo referente al “reciclaje” de funcionarios involucrados en delitos por parte de los cuerpos policiales. Al respecto señalaba el Ministro que la PNB estaba actuando de manera efectiva sobre esa materia pero al tiempo indicaba que era una co-responsabilidad de “Gobernadores que muchas veces encubren funcionarios policiales que están identificados como violadores de derechos humanos y son funcionarios activos de sus Cuerpos de Policía”. En este sentido yo me permitiría señalar 3 situaciones muy concretas y particulares, a las que por supuesto nadie en el Hemiciclo hizo referencia. Le preguntaría por ejemplo, si de acuerdo con el marco legal policial los jefes de policía tanto Regionales como Municipales deben ser avalados por su Despacho como Ente Rector de la función policial, ¿Cómo explica que el Director actual de la Policía de San Francisco sea un Ex Funcionario Policial DESTITUIDO de la Policía Regional del Estado Zulia? Le preguntaría además que en el marco de esa Co-responsabilidad a la que hacia referencia ¿Què papel jugarían los Juzgados Superiores en lo Contencioso Administrativo, las Cortes y el propio TSJ que a diario emiten fallos ordenando la REINCORPORACIÒN de funcionarios destituidos de los Cuerpos Policiales, so pena de haberse verificado la comisión de las faltas que se le imputan y que en virtud de errados juicios de valor sobre supuestos defectos procedimentales imponen el cumplimiento de las formalidades sobre la realidad de los hechos? Por último, también le preguntaría, haciendo extensiva la pregunta al Gral. Mata Figueroa, si dentro de ésta co-responsabilidad ¿No debe involucrarse también a los Servicios de Inteligencia, en especial en materia Militar, y cómo explica que hoy día existan gran cantidad de funcionarios adscritos al DIM vinculados a hechos delictivos, como extorsión y cobro de vacunas e incluso también funcionarios destituidos de policías regionales e incluso con averiguaciones abiertas?.

Por su parte la Diputada Iris Varela, un tanto desubicada prefirió sacar a relucir la trillada historia del 11 de abril e incluso citar a Carmona y a Mezherani…sin embargo dentro de su incoherente intervención hizo referencia a tres aspectos realmente importantes, a los que nadie en el hemiciclo parece haberle dado importancia. En primer lugar, propuso “Debatir sobre las causas de la Inseguridad en Venezuela” sobre este particular el Ministro señalaba más adelante que la violencia “era producto de la exclusión, la pobreza, la falta de oportunidades, la ausencia de educación, de valores, de la negación del acceso a los servicios y necesidades básicas” y en efecto coincido con el Ministro sobre los factores criminógenos que generan la violencia, lo que parece olvidar el Ministro es que su gobierno ha tenido durante 12 años la oportunidad de disminuir la incidencia negativa de estos factores a través de políticas efectivas y coherentes orientadas a ofrecer una mejor calidad de vida a los venezolanos, dentro de lo cual se encuentran implícitos todos estos factores criminógenos. De modo, que aún cuando el Ministro omitió éste detalle, yo si me permitiría decirle a la Diputada Varela, que si bien tiene razón el Ministro cuando señala que somos herederos de una cultura de violencia, no es menos cierto que durante 12 años su gobierno, ha profundizado no sólo los factores criminógenos que generan violencia sino que además el propio jefe de Estado ha sido el abanderado del discurso violento, ofensivo e irrespetuoso que ha profundizado la confrontación entre venezolanos y la impunidad en todos los niveles.

El segundo aspecto que abordó la Diputada Varela, lo cual a mi juicio resultó más que inmoral, ofensivo, fue preguntar al Ministro sobre la política de Desarme que adelanta su despacho, lo que no mencionó y que nadie tuvo la amabilidad de recordarle, es que la AN saliente de la que ella fue parte y de la que el oficialismo tenía mayoría absoluta, se negó a aprobar el Proyecto de Ley para el Desarme que el propio Ministerio del Interior y Justicia propuso en octubre del 2010, cuyo texto ha sido uno de los más novedosos y acertados que se haya presentado a consideración de esa Asamblea. Efectivamente el Plan de Desarme no se limita a una Ley, pero no hay que ser un letrado para saber que el marco legal es un punto de partida de cualquier plan o política seria y coherente que pretenda desarrollarse en cualquier ámbito de las políticas Publicas que el Estado adelante. Otro aspecto interesante que abordó la Diputada fue la propuesta de desarme de las clase altas, realmente me pareció entre todo, lo más absurdo de su intervención. Quizás olvidó la diputada, que quienes cometen actos delictivos no son precisamente los de clase alta, que nos guste o no, la gran mayoría de las personas que incurren en delitos pertenecen a estratos sociales bajos, por lo que el Desarme de la clase alta en materia de seguridad resultaría un complemento al plan de desarme, puesto que, si se ha intensificado la adquisición de armas por personas de clase alta no es para atracar, o matar sino que ello responde a la necesidad preservar su vida, aún cuando estadísticamente el resultado sea contrario. De modo qué, sería por demás irresponsable asumir como prioridad el desarme de una clase social determinada y no basar esa prioridad en aquellos en los que estadísticamente tiene mayor incidencia la adquisición de armas involucradas en delitos. Pero yo habría ido más allá, yo le habría preguntado al Ministro ¿Por qué el Plan de Desarme hasta ahora propuesto no se articula con un efectivo Plan de Desarme de nuestras cárceles?

Por ahora lo dejamos hasta acà…

Continuarà…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: