UNIDAD EN UN ESCENARIO POLARIZADO

Faltan pocos días para este 26 de septiembre, fecha en la cual una vez más los venezolanos tendremos la oportunidad de ejercer nuestro derecho al voto directo, universal y secreto.

Desafortunadamente el escenario electoral sigue siendo el mismo de siempre, un escenario electoral polarizado donde las terceras opciones representan el sentir de un sector que disiente de los extremos pero que no ha logrado hasta ahora capitalizar la fuerza que les permita imponerse ante ellos y donde contrariamente los llamados Ni-Ni vienen a ser la espada de Damocles que no termina de caer sobre ningún extremo convirtiéndose en la gran vedette del proceso.

Sobre este escenario que en la Venezuela actual se repite cada año, no queda espacio para la construcción de país y mucho menos para el serio debate de las ideas, cada año nos embarcamos en una aventura electoral, que más que un debate de propuestas se convierte en una batalla campal donde el objetivo más que vencer, para algunos necesario es Demoler.

De allí que, aún cuando ante cada proceso el objetivo que se impone para ambos es captar la atención de los ni-ni, lo cierto es que hasta la fecha no han logrado ganarles la batalla y siguen representando ese sector anhelado por unos para consolidar su mayoría o por otros para imponerse definitivamente en la batalla electoral.

De lado y lado han hecho esfuerzos aunque no muy productivos, para captar la atención de éstos, sin embargo lo que parecen no haber entendido ninguno de los dos polos, es que esa población ni-ni tiene distintos orígenes, por un lado los abstencionistas de oficio, ese grupo por demás irresponsable, que pretende vivir al margen de la situación del país, esos a quienes le da igual el destino del país pues viven en su mundo paralelo y en él las vicisitudes políticas no tienen incidencia. Pero también están aquellos que por alguna u otra razón encuentran en la abstención una manera válida de llamar la atención y expresar su descontento o más una manera muy concreta de decir que no se sienten representados por ninguno de los dos factores. Aún cuando no comparto esta posición, no soy quien para juzgarlos, pues comprendo que de algún modo quienes pertenecemos a los partidos tenemos gran responsabilidad sobre ese descontento, bien sea hacia el partido de gobierno o hacia los que conforman la oposición. Ello sin duda ha dado paso a una tercera opción que ha enfilado toda su ofensiva hacia los dos extremos para tratar de captar a quienes no se identifican con éstos, presentándose como una vía alterna para canalizar este descontento que sin duda resulta incoherente en un escenario electoral polarizado que demanda la necesidad de replegarse a los extremos para garantizar una plataforma adecuada para construir libremente una alternativa de país donde tengan cabida la diversidad y pluralidad de propuestas y pensamientos.

Hasta ahora en este escenario polarizado tristemente se han consumido las expectativas de construir una verdadera alternativa política y al mismo tiempo se ha hecho más cuesta arriba la posibilidad de enrumbar el país hacia una propuesta que trascienda al panorama electoral.

Por un lado tenemos un partido oficialista que conjuga su acción de gobierno en tiempo “futuro perfecto” Yo Haré..yo construiré…yo prometo…ignora el presente y después de 11 años se sigue excusando en el pasado. Del otro lado asumimos el gran reto de lograr el consenso como única vía para formar un bloque partidista capaz de vencer electoralmente, pero sin renunciar a los intereses particulares de cada partido y su dirigencia. Así hemos visto que mientras el polo oficialista gira en torno a un sólo personaje y a una sola voz, en la otra acera se hacen grandes esfuerzos por lograr acuerdos entre factores políticos que por su propia naturaleza ideológica y partidista siempre se han adversado, al final no importa quienes sean tus aliados, la idea es sumar y sumar, todo el que sea enemigo de mi enemigo bienvenido sea, aunque sea mi enemigo, así construimos la llamada oposición, queriendo o sin querer nos replegamos, nos unimos y bailamos al son que nos marcó el adversario, no reparamos en nuestras diferencias sólo nos enfocamos en nuestro objetivo común: CHAVEZ y no trabajamos en función de ser una alternativa sino que nos enfrascamos en una lucha por ser oposición y como oposición ganar esta guerra, una guerra desde todo punto de vista dispareja y desproporcionada, una guerra que nos obliga a decidir, a fijar posición e incluso a apoyar a quienes alguna vez también adversamos férreamente.

No obstante a pesar de las diferencias que se hicieron latentes, como era de esperarse, porque en el camino hemos reconocido aquello que siempre nos ha separado o diferenciado de nuestros aliados, porque cada partido ha orientado sus acciones a la visión política que lo define, y aún a pesar de haber librado su propia lucha interna, logramos mantener nuestro objetivo común, porque mas alla de la confrontación de ideas, el debate obligado, las visiones opuestas, y la lucha por mantener los liderazgos individuales, logramos sobreponernos y finalmente hemos llegado a un proceso electoral bajo la consigna de la UNIDAD y el CAMBIO.

“La unidad no es la mejor pero es la que hay” y es también la opción que nos garantiza un resultado electoral favorable, difícil asimilarlo pero imperioso es aceptarlo porque lo que está en juego es la supervivencia de la libertad de disentir ante un gobierno con un marcado matíz totalitarista y represivo, que ha arrodillado todos sus poderes a los caprichos de un sólo hombre. Muchos parecen no entenderlo y siguen apostando al nacimiento y construcción de una nueva alternativa, alternativa que sin duda resulta impostergable pero que a su vez no es en medio de una campaña electoral donde encontrará el escenario mas propicio para lograr condensarse. De allí que las llamadas terceras vías o candidaturas independientes resultan a mi juicio fuera de contexto dentro de un escenario electoral polarizado, aun mas allá me parece reprochable, puesto que son propuestas que si bien se han venido construyendo, de igual modo, como propuesta electoral son producto de no haber logrado el apoyo dentro de un consenso que inicialmente apoyaron. Es decir, apoyar una propuesta de Unidad y luego por las razones que sean, apoyar una tercera opción en un escenario polarizado sin duda resultará contraproducente a los intereses que agrupa el sector opositor aun mas allá de los partidos y sectores que lo conforman.
En la otra acera el escenario sin duda es mas sencillo, no existen problemas de liderazgo, allí el único líder es Chávez, sólo él decide, sólo sus ideas se imponen, de modo que no hay chance ni posibilidad para una confrontación interna, al menos capaz de afectar los objetivos del líder. Todo gira en torno a él, a su partido y a su proyecto, ir mas allá no le es permitido pues sin duda trastocaría la plataforma electoral mas de lo que ya se ha visto afectada por las constantes muestras de incapacidad manifiesta en el entorno de gobierno, lo cual sin duda se ha convertido en la punta de lanza de la Oposición que pasó su catalogo de propuestas a un segundo plano y afianzó su ataque en las deficiencias del adversario (Colapso Eléctrico-Corpoelec, Contenedores de comida vencida-PDVAL, Derrame en el Lago-PDVSA, Inseguridad -Tragedias, etc).

El punto es que para este proceso se imponía la necesidad de retomar el camino de la unidad, lo que no significaba  renunciar a los objetivos individuales de cada partido, lo que se imponía era la necesidad de redefinir nuestras prioridades y entender que mas allá de la consolidación de un partido era impostergable garantizar la libertad y la democracia de nuestro país, era necesario entender que un escenario electoral polarizado, aunque no sea el idoneo, es el que tenemos, la elección es simple..o nos retiramos o nos la jugamos, la primera opción la tomamos en el 2005 y hemos visto los resultados…de modo q si optamos por participar debemos decidir también si nos anotamos a ganador o seguimos acumulando derrotas sobre nuestros errores, los resultados de la unidad los vimos en el 2007 pero sin duda los resultados del 2008 muestran con mayor claridad los efectos del consenso.

Los Partidos Políticos han cometido muchos errores, la llamada sociedad civil también los ha cometido, como los ha cometido el movimiento estudiantil, todos de algún modo u otros somos responsable de todo cuanto ha ocurrido en esta lucha.  Pero hoy no hay tiempo para cometer más errores,  es momento de rectificar sobre los cometidos no de hacer mella en ellos, es momento de olvidarnos de todo, de personalismos, egoísmos, trabajar en función del país, trabajar en función de una verdadera unidad, una unidad transparente, una unidad que saque a flote nuestro patriotismo y nuestro amor por el país y nuestro compromiso con la historia, una unidad que se enfoque en un único objetivo, que no es Chávez, sino Venezuela, una unidad sin colores, una unidad de todos y para todos,  una unidad sin bandos, una unidad que no se falte el respeto, que no se meta zancadillas, que no se de la espalda entre si, una unidad que nos permita recuperar la grandeza de una patria y que demuestre que una Venezuela unidad jamás podrá ser vencida por la tiranía. Nuestra UNIDAD no es la mejor pero sin duda es la ùnica que garantiza el CAMBIO de rumbo que exige el país.

Posted with WordPress for BlackBerry.

  1. En realidad este artíulo debe ser leído e internalizado por todos los actores sociales de Venezuela, pues como dice su autora, la situación que vive ese hermoso país no es algo menor y ya habiendo tomado actitudes políticas absolutamente erradas en elecciones anteriores, sin duda que no se resiste otro tipo de equivocación de tal magnitud.
    Es cierto que se están jugando entre un sistema democrático con todos sus defectos y una tiranía marxista sin retorno, que es peor. Sin embargo, siendo este último un mal muy grave, reviste mayor gravedad dada las condiciones narcisista del líder natural del marxismo venezolano, además de su precario o nulo nivel intelectual que lo capacite para conducir los destinos de la nación, sin contar con el descomunal derroche y despilfarro de los recursos económicos de Venezuela para atraer adeptos a su añeja causa revolucionaria y todo en detrimento de los habitantes de ese pueblo que agoniza.

    Es cierto que la oposición debe unirse férreamente en pos de su Objetivo Político Principal por ahora, pues no le queda otra alternativa viable y segura, dejando de lado sus legítimas aspiraciones y diferencias en beneficio del bien común.

    Esto no debe parecer extraño, pues el peligro que encierra no unirse es sencillamente el descalabro.

    Sin embargo, esta dura lección, la deben aprender todos los ciudadanos venezolanos, toda vez que el fenómeno Chávez es sin duda un efecto de una causa muy concreta y precisa y el costo ha sido muy alto.

    Luego, el mensaje es intentar por todos los medios derrotar por la vía pacífica la tiranía, aprovechando esta coyuntura electoral para renovar la Asamblea Nacional y posteriormente prepararse con todas las fuerzas para la elección presidencial del año 2012 y también encontrarse unidos en pos de un candidato único, pues el Dictador Chávez será candidato de todas maneras y habrá que vencerlo como a dé lugar, aunque cada año que pasa, las condiciones le son más adversas toda vez que la declabe es cada día mayor y no resiste apoyo ni siquiera entre sus propios seguidores que no conforman la cúpula de la tiranía en todos los niveles de administración del Estado.

    Luego, hoy la tarea es el 26 de septiembre y a partir del 27 de este mes, prepararse para la contienda presidencial y con mucho más entusiasmo y decisión, pues si Chávez es derrotado, como lo esperamos todos, la vengaza política y social será sin misericordia y a todo evento.

    Por otro lado, de darse el triunfo, la población, deberá sin asco y sin remordimientos cobrar la factura a los llamados NINI o mejor dicho a esos miles de antipatriotas, que con su estúpida decisión, ponen en peligro la integridad de la Patria.

    Ya vendrá luego la tarea de la reconstrucción nacional en el ámbito político, social y económico que no será fácil, pero por ahora ha ganar la Asamblea Nacional, prepararse sin perder un sólo día para las elecciones presidenciales y la tarea de reconstrucción nacional.
    Desde Chile, Fernando Rodríguez Guzmán, @FRodriguezG

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: