UNIDAD MAS ALLÀ DE LA BIPOLARIDAD (Ene-2010)

Cuando cree este blog intentaba darle un sentido distinto a lo que había sido Mi Blog Escuálido, el cual representò sin duda una etapa de mi vida sesgada si se quiere por la polarización política y en la que definitivamente mi visión resultaba radicalmente opuesta al régimen.

Con Venezuela Bipolar intentè mostrar una visión distinta de la polarización, en el sentido obvio de que la sociedad sigue tanto o mas polarizada que antes, sòlo que ya no existen dos polos opuestos, hoy día existen corrientes que opuestas entre sí profundizan la polarización que se materializó a partir del nacimiento de este régimen.
Sin embargo mas allá de la confrontación generada por esta bipolaridad oficialismo-oposición había una sociedad que, aunque fracturada, era una sola ante una misma realidad que nos agobiaba sin ningún tipo de distinción, una sociedad que sumida en una profunda deshumanización y perdida de valores se enfrenta día a día y sin armas contra un enemigo común: la delincuencia.  Delincuencia que no sabe mediar palabra, delincuencia intolerante, delincuencia que no da tregua, pero sobretodo delincuencia que no distingue colores, ideología, clase social, edad, sexo, color o religión, delincuencia que se lleva por los cachos todo cuanto se le atraviesa. Pero no sòlo eso nos une, también nos une el orgullo de ver a un venezolano entre los grandes, un venezolano cuyo talento lo ha llevado a ocupar grandes sitiales, un joven cuya batuta nos recuerda lo grandioso de sentirnos venezolanos. Y así un millón de cosas buenas y malas que nos recuerda que mas allá de todo somos, seguimos y nunca dejaremos de ser venezolanos.
En líneas generales ese era mi enfoque de una Venezuela bipolar en la que pretendía profundizar mas en aquello que nos une que en lo que nos separa.
Pasado unos meses, 3 meses y un poco mas, entiendo que la polarización política no es de éste régimen, no nació con Chávez, la confrontación siempre ha existido, las férreas luchas entre adecos y copeyanos eran tan irreconciliables como el Caracas-Magallanes o el Boston-New York, o como los Republicanos y Demócratas, siempre habrá alguien que se oponga a nuestras ideas, a nuestra visión y  a nuestro esquema de gobierno, pero la polarización de este régimen estuvo acompañado de un aditivo peligroso y muy dañino, estuvo marcado por una sobredosis de intolerancia e irrespeto y una lucha sin respeto y tolerancia termina convirtiéndose en un pasaje de guerra donde el objetivo no es sòlo imponernos como el maà fuerte, imponer nuestra razón, sino que ello sòlo se logra una vez que se aniquila al adversario y para ello todo se vale.
En un escenario como ese, polarizado, bipolarizado, quizás la lucha sea sin cuartel, pero al menos si lo asumes como tal, no tienes mucha complicación en identificar a tu adversario, sòlo hay dos bandos y fácilmente puedes decidir en cual te quedas, no importa quienes sean tus aliados, la idea es sumar y sumar, todo el que sea enemigo de mi enemigo bienvenido sea, aunque sea mi enemigo, así construimos la llamada oposición, queriendo o sin querer nos replegamos, nos unimos y bailamos al son que nos marcó el adversario, no reparamos en nuestras diferencias sólo nos enfocamos en nuestro objetivo común: CHAVEZ y no trabajamos en funcion de ser una alternativa sino que nos enfrascamos en una lucha por ser oposición y como oposición ganar esta guerra, una guerra desde todo punto de vista dispareja y desproporcionada. A medida de que pasò el tiempo las diferencias dentro de la oposición comenzaron a surgir como era de esperarse, la confrontación de ideas, el debate obligado, las visiones opuestas, pero sobretodo la lucha por mantener los liderazgos individuales, porque fíjense ustedes, en el PSUV no existen problemas de liderazgo, allí el único líder es Chávez, sólo él decide, sólo sus ideas se imponen, de modo que no hay chance ni posibilidad para una confrontación interna, al menos capaz de afectar los objetivos del lider.
Hoy, a nueve meses de uno de los procesos electorales mas trascendentales de estos 11 años, estamos viendo los resultados de esas acciones, porque en el camino hemos reconocido aquello que siempre nos ha separado o diferenciado de nuestros aliados, porque cada partido orienta sus acciones a la visión política que lo define, cada dirigente mantiene su lucha por mantener e imponer su liderazgo y así la oposición comienza a librar su propia lucha interna que se vuelve cada vez más radical, aunque mantengamos latente nuestro objetivo común.
Obviamente, producto de ese conflicto interno surgen las divisiones, a diferencia de los que están del otro lado de la acera (PSUV) que al perder su batalla interna se saltaban la talanquera y eran recibidos con los brazos abiertos en nuestra barricada, los de este lado no tenían a donde agarrar, los partidos se dividen, crean partidos nuevos, se unen a otros, pero al final continúan de este lado de la acera y eso no cambiará.

El punto es que hoy se impone la necesidad de retomar el camino de la unidad, lo que no significa renunciar a los objetivos individuales de cada partido, lo que se impone es la necesidad de redefinir nuestras prioridades y entender que mas allá de la consolidación de un partido es impostergable garantizar la libertad y la democracia de nuestro país.

Los Partidos Políticos han cometido muchos errores, la llamada sociedad civil también los ha cometido, como los ha cometido el movimiento estudiantil, todos de algún modo u otros somos responsable de todo cuanto ha ocurrido en esta lucha. Pero hoy no hay tiempo para cometer más errores,  es momento de rectificar sobre los cometidos no de hacer mella en ellos, es momento de olvidarnos de todo, de personalismos, egoísmos, trabajar en función del país trabajar en función de una verdadera unidad, una unidad transparente, una unidad que saque a flote nuestro patriotismo y nuestro amor por el país y nuestro compromiso con la historia, una unidad que se enfoque en un único objetivo, que no es Chávez, sino Venezuela, una unidad sin colores, una unidad de todos y para todos,  una unidad sin bandos, una unidad que no se falte el respeto, que no se meta zancadillas, que no se de la espalda entre si, una unidad que nos permita recuperar la grandeza de una patria y que demuestre que una Venezuela unidad jamás podrá ser vencida por la tiranía.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: