UNT Y LA ALCALDÍA DE MARACAIBO

El tema de las candidaturas siempre ha sido un punto de discusión, aun a pesar de los acuerdos de unidad o pactos que puedan hacerse previamente. En el Zulia hay un caso puntual al cual quiero referirme, porque encierra el destino de Un Nuevo Tiempo como fuerza política y a la vez significa la consolidación total y absoluta de todo el Estado.
Cuando Manuel Rosales llegó a la Gobernación, contaba con el apoyo de todos los alcaldes del Zulia, incluso el de la ciudad mas importante del Estado por ser su capital, Maracaibo, Alcalde a quien no sólo le dio la bandera de UNT sino en quien ademas delegó el gran compromiso de ser su sucesor. Obviamente todos sabemos que pasó y que el perolito en cuestión, traicionando la confianza que Rosales depositó en él terminó vendiendose al chavismo. Pero el problema no fue el cambio de acera, pues cualquiera es libre de decidir a quien apoyar, aun a costa de traicionar a quien le dio la oportunidad de ser o de acupar el cargo que ocupa, el problema con Di Martino es que no supo responder a la confianza que los Marabinos pusieron en él, no fue capaz de dar continuidad a la exitosa gestión que Rosales dejó en sus manos y no conforme con eso no fue capaz de conservar una conducta moral consona con el cargo que ocupaba como máximo representante de los marabinos.

Indiscutiblemente, tales circunstancias obligan a UNT a asumir el gran reto, màs que politico moral, de recuperar ese espacio que alguna vez confiamos a alguien que no lo mereció, tenemos la obligación de devolverle a Maracaibo el sitial que ya una vez Manuel le había dado y convertirla nuevamente en el orgullo de todos los zulianos y la ciudad bella y limpia donde UNT dio sus primeros pasos.
Por supuesto tal compromiso exige la necesidad de garantizar que el candidato de UNT esté en condiciones de responder a esta gran responsabilidad pero sobretodo que esté a la altura para representar dignamente la unidad de los partidos y a los marabinos en general. Aqui en el Zulia hemos aprendido que el liderazgo es un don con el que algunos nacen, pero que también se construye a base de trabajo, de constancia, de honestidad y sobretodo llegando al lugar mas importante donde un lider pueda llegar, y es al corazón de sus seguidores. No cabe duda de que Manuel Rosales ha demostrado que su liderazgo no es sólo un don con el que nació, sino que además se lo ha sabido ganar palmo a palmo y segundo a segundo. Un Nuevo Tiempo es un partido que poco a poco se fue sembrando en lo mas profundo de nuestro Estado, echando raices sólidas para seguir creciendo día a día en cada rincón de Venezuela. Sin embargo muchos de sus miembros han cometido el error de no haber consolidado su liderazgo y ser hoy el abanderado indiscutible de UNT que garantice sin lugar a dudas el objetivo planteado. Desafortunadamente hoy vemos las consecuencias de ese error porque estamos a las puertas de un proceso electoral que exigia un lider capaz de asumir el gran reto de recuperar a Maracaibo, de garantizar no sólo el triunfo politico sino la consolidación de nuestro proyecto social.
No cabe la menor duda de que el Zulia es territorio de Un Nuevo Tiempo, nuestro partido cuenta hoy día con más del 70% del apoyo de los electores zulianos, ello nos lleva a concluir que sea quien sea el abanderado de UNT lograria el triunfo ante unas eventuales elecciones primarias e incluso en las elecciones de noviembre. No obstante la bandera de UNT tiempo no es como una estafeta o testigo en una carrera de relevo, la bandera de UNT es una responsabilidad y un compromiso que requiere muchos elementos y condiciones para evitar que se desvirtue su naturaleza. Ser el abanderado de UNT exige un alto nivel de compromiso con la gente, con los ciudadanos, exige ganarse el respeto y la confianza de todos, exige convertirse en un ejemplo a seguir, en una persona que realmente este dispuesta a restearse con su gente y en favor de todos y dispuesto a sacrificarse, incluso sus aspiraciones personales en función del colectivo. Pero este no es un compromiso que se asume de palabra, no es compromiso que se asume hacia el futuro, es un compromiso que requiere de hechos verdaderos y palpables, el abanderado de UNT como lo dijo Manuel tiene que patear barrios, llenarse los pies de tierra, pero no en una campaña, sino día a día, barrio a barrio, casa por casa, lamentablemente los lideres de UNT en Maracaibo no entendieron la magnitud del compromiso que tenían en sus manos y lo asumieron demasiado tarde. Salieron a un ruedo pre electoral sin haber arado el camino que les diera el liderazgo suficiente para ser el abanderado de UNT capaz de garantizar el objetivo que el partido se ha trazado. Esta es una realidad que debemos asumir, pero sobretodo, sobre la cual debemos reflexionar y estar dispuestos a rectificar, porque seria inmoral de nuestra parte presentarnos ante el país como una alternativa politica viable, mientras no dejemos atràs los vicios de la cuarta y mientras no entendamos que los cambios que exige el país comienzan en nosotros mismos.

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: