RV: CAYÓ!!

——Mensaje original——
Para: go@blogger.comEnviado: 9 Mar 2008 11:10 PM
Asunto: CAYÓ!!
Este fue el titular del día viérnes 07 del periódico Mi Diario, que no es más que un experimento amarillísta creado por la misma gente de Panorama para servir de tribuna a la violencia callejera. El titular se refería a un delincuente que fue abatido por un ajuste de cuentas en una barriada marabina y estaba acompañada de la foto que sigue a esta entrada. Quizás entre la sangre y los comentarios no pueda apreciarse claramente que se trata de un adolescente de 13 años, prácticamente un niño que según comentaron los testigos, estaba intentando volar un papágayo, cuando una banda enemiga lo abordó. Irónicamente ese mismo niño, a quien apodaban seven up, fue también responsable de la muerte de un infante de 5 años que fue utilizado como escudo humano en el kinder donde estudiaba, por otro adolescente que intentaba escapar de la muerte y que semanas más tarde también cayera abatido. Como pueden ver fueron 3 muertes trágicas en manos de la violencia. Es muy probable que los padres del infante consideren que con la muerte de los responsables se ha hecho justicia con la muerte de su pequeño y esto es comprensible pues el dolor que produce la muerte de un hijo puede justificar cualquier cosa y generar cualquier tipo de reacción. Ahora que un periodista utilice la primera plana de su periódico para celebrar el asesinato de un adolescente de 13 años como si se tratara de la caída del muro de berlin, eso me parece realmente vergonzoso y atroz, porque eso demuestra a que niveles ha llegado nuestra sociedad cuando ha perdido el respeto por la vida misma. El rol de un periodista es informar de manera objetiva y veraz y si bien existen hechos y circunstancias que afloran inevitablemente una opinión subjetiva, ella debe ser en aras de ofrecer una crítica constructiva sobre los hechos, porque al fin y al cabo son parte en la construcción de la sociedad. Subjetivizar este hecho y convertir los detalles en la primera plana del periódico sólo los convierte en parte responsable, aunque sea de forma indirecta, de esta terrible situación de inseguridad que hoy se vive, pues ser simple vocero los habría dejado al margen, pero fijar posición acusadora y amarillísta en lugar de abordar el tema de manera responsble y como un problema al cual debe darsele solución, eso los hace cómplices.
Es muy fácil decir que la policía y el gobierno son responsables de la inseguridad, pero que hacemos nosotros para evitarla, todos jugamos a defendernos de la delincuencia pero muy pocos hacemos algo para combatirla, porque la solución no es matar a los delincuentes, ni siquiera cuando estan nacíendo como el caso del seven up, porque mientras matamos uno nacen 100 más. Desafortunadamente hemos llegado un punto donde pareciera que matar delincuentes fuera el objetivo principal, parece ser esa nuestra aspiracion como sociedad y la respuesta que esperamos del gobierno, como si se tratara de una competencia de supervivencia, donde hasta los niños deben ser aniquilidados, pareciera que nuestra sociedad no está dividida sólo políticamente entre gobierno y oposición, sino también entre buenos y malos, donde los malos deben ser exterminados, porque ya ni siquiera tienen derecho a la vida, mucho menos a un juicio. Los muertos del otro bando no cuentan y a nadie parece importarle o bueno al menos de este lado, ante tanta indolencia como podemos esperar misericordia de un delincuente si quienes estamos de este lado los hemos sentenciado de antemano como nuestro enemigo.
Hace un par de meses el presidente hablaba de humanizar la guerra en colombia y me pregunto por qué no propone humanizar nuestra sociedad, una sociedad que ha perdido el respeto hacia la vida del prójimo, una sociedad que ha perdido la sensibilidad humana, una sociedad que si bien nunca supo sembrar petróleo mucho menos se ocupó de sembrar valores y virtudes, una sociedad que forma muchos profesionales pero pocos ciudadanos de buen corazón. Las políticas de seguridad son importantes pero pienso que más efectivas serían las políticas sociales, porque un niño como el seven up que crece sin padres y rodeado de delincuentes, carente de afecto y de un buen ejemplo a seguir, excluido de la sociedad y en un ambiente de miseria, en medio de un sistema educativo que lo reprueba en lugar de ayudarlo a superar sus deficiencias y periodistas irresponsables que lo etiqueten, son presa fácil de quienes se alimentan de la delincuencia.
El futuro de un país está en sus niños, no sólo los de las urbanizaciones o de los que asisten a colegios privados, cada día aquellos que no tienen estas oportunidades parecen estar más cerca del mal camino que del bueno, siendo cada vez más cuesta arriba evitarlo. Si realmente atendieramos este problema desde la raíz, si como ciudadanos entendiéramos que también somos corresponsables de esta situación y dejaramos el egoísmo y el miedo, quizás no podamos hacer mucho por nuestro presente pero al menos le habremos aportado algo bueno a las generaciones futuras. Nada hacemos con tener un país rico, ni mucho petróleo, ni tener un país socialista o democrático, ni tener cárceles abarrotadas, ni policías bien armadas, el problema es estructural, el problema nace en cada hogar venezolano donde los valores no prevalecen, donde no hay afecto, donde no hay respeto, donde no hay un buen ejemplo a seguir, porque el rol de los padres va más allá de llevar el pan a la casa o castigar las conductas inadecuadas. El problema también está en cada escuela donde los maestros olvidan su razón de ser y se limitan sólo a dar clases y a calificar a sus alumnos sin importarles el por qué algunos fallan. Pero el problema también es del vecino, del señor del abasto, del vendedor de helados, que al ver un niño en problemas o fuera de su colegio o trabajando en la calle o pidiendo dinero, prefiere darle la espalda porque al fin y al cabo no es su problema. El problema es del gobierno que invierte mas dinero en jugueticos de guerra en lugar de invertirlo en la educación de los niños, que habla de la transformacion policial pero no ha logrado desmontar su esencia represiva, que ha encontrado en el ajuste de cuenta la manera más rápida de combatir al delincuente pero que no se ha ocupado de desarrollar una politica de prevencion del delito. El problema también son aquellos medios que convierten sus páginas en odas al circo sangriento en que se ha convertido nuestra sociedad, aquellos que celebran la muerte de un adolescente que quizás nunca entendió las circunstancias que le hicieron cambiar los carritos por una pistola y que jugando a ser niño perdió la vida. Hace casi un año a Laureano Marquez le aplicaron la Lopna por referirse a Rosa Inés, a Manuel lo acusaron de pederasta por los niños que mostraban su apoyo a la campaña y me pregunto si es que estos jóvenes como el seven up, a quienes la vida sin duda les negó muchas cosas, a quienes la sociedad sentenció y a quienes el Estado ignoró también fueron excluidos de la Lopna, a quienes parece no importarle que un rotativo convierta su primera plana en una galería sangrienta y amarillísta el asesinato de un adolescente..un adolescente culpable de muchos delitos, pero quizás no de la vida que llevó.

Enviado desde mi BlackBerry de Movistar

 

  1. Hola y felicidades por tu blog, quería invitarte a un evento que estaremos realizando los autores de blogs de la ciudad de Maracaibo, en este enlace que te envío puedes ampliar un poco mas la información. de ante mano muchas gracias por tu tiempo y esperamos nos acompañes ese día. Saludos…http://republicadelzulia.blogspot.com/2009/09/bloggers-de-maracaibo.html

  2. No se entiende la ética de algunos periodistas y medios de comunicación social. La manera salvaje de reportar un hecho lamentable y de la cual la sociedad no está exentas de responsabilidades, me parece inhumano y cruel. Ese medio y el periodista autor de la nota, merece el repudio más enérgico, pues no tiene respeto alguno por los que sufren y no tiene la valentía de hacer al menos un mea culpa, por la responsabilidad colectiva, ética y social que le cabe al haber tanta delincuencial infanto-juvenil, en nuestro hemisferio. No se trata de defender al pandillero, pero cuando son estos niños los delincuentes, es una voz de alerta muy fuerte que nos debe hacer mirar el problema desde otra óptica. Con el respeto que me merece ese periodista, sólo puedo decirle que da asco su reportaje y su persona profesional y humanamente hablando es una escoria. Felicitaciones por tu blog.
    Atenta y cordialmente, desde Chile, Fernando José Rodríguez Guzmán

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: