Carta al Niño Jesús

Querido Niño Jesús:

Hoy te escribo como quizás nunca antes lo he hecho…Pero esta vez no quiero pedirte nada para mi sino para mis hijos. Tengo muchos hijos y mi mayor y único deseo es que ellos puedan ser felices, que vivan alegres, pero sobretodo que se mantengan unidos.

Mis hijos son nobles, trabajadores, alegres, un poco rebeldes, algunos tienen mal carácter y otros han tomado el rumbo equivocado, pero en el fondo son buenos muchachos y mi amor por ellos es incondicional, no importa lo que hagan, no importa el dolor que me causen, ellos seguirán siendo mis hijos queridos y a todos los he amado siempre por igual, ya sabes que las madres no hacemos distinciones.

Mi familia hoy esta dividida, han tomado caminos distintos y eso ha provocado que se enfrenten como si fueran enemigos, no se como o cuando, pero han llegado a olvidar que son hermanos. No se en que me equivoqué o que hice mal, supongo que mi amor no fue suficente, solo se que el dolor que me produce verlos enfrentados es inexplicable, el ver la tristeza en sus rostros, la decepción o el odio en su mirada, son imágenes que me taladran el alma, la impotencia y la incertidumbre de no saber en que fallé o peor a donde los conducirá esta actitud soberbia de algunos me carcome día a día. Sé que ellos hoy no pueden entenderlo y ojalá no tengan que repetir la misma historia con sus hijos para entenderlo.
Sin embargo mas allá del dolor y la tristeza que siento como madre, lo que realmente me preocupa es el daño desmemdido que se hacen entre ellos e incluso a si mismos, me preocupa que cuando llegue la reflexión y se den cuenta del error que han cometido sea ya demasiado tarde para recapacitar y rectificar. Es por eso que hoy te escribo esta carta, no quiero juguetes, ni dinero, ni nada material..lo único que te pido, lo único que como madre puedo implorarte es que ilumines el camino de mis hijos y los conduzcas hacia la paz y la reconciliación, que los guies hacia el éxito y la prosperidad, pero no a unos o a otros sino a todos por igual, y que los protejas del mal pero sobretodo del que pueden causarse a si mismos, que no olviden nunca que todos nacieron bajo el mismo cielo y sobre la misma tierra y que a pesar de las circunstancias para mi todos son venezolanos por igual. Que no permitan que el nombre de su padre se vea enlodado o pisoteado por aquellos que falsamente lo invocan para manipularlos, que recuerden su ejemplo y su sueño, que luchen para hacerlo realidad, que no olviden sus últimas palabas…ps sólo cuando se consolide la unión él podrá bajar tranquilo al sepulcro…

Este es el ruego de una madre que sufre al ver su familia dividida, una madre que sueña para sus hijos un futuro mejor y que no pierde las esperanzas de que algún día, no muy lejano puedan disfutar unidos de una hermosa navidad.

Este es el único regalo que pido para mis hijo, es el regalo mas grande que una madre puede dar y que representa todo el amor que por ellos siente.

Firma: Venezuela

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: