UNA VICTORIA DE QUE?

Es curioso que a estas alturas la oposición insista en el tema de la reconciliación, mientras es evidente que los amigos del otro lado no tienen la mas mínima intención de dejar a un lado la confrontación, ya lo decía Carreño que el camino para la reconciliación era si se aprobaba la Reforma y obviamente dado los resultados creo que para ellos ese camino no es viable.

Sin embargo, esta bandera de reconciliación que han enarbolado los estudiantes y que se ha convertido en la punta de lanza de la oposición, considero que es uno de los retos más dificiles por no decir que imposibles que nos hemos planteado hasta ahora, realmente los entiendo, que mas desearía yo que nuestro país volviera a ser el mismo de antes, donde al terminar las elecciones adecos y copeyanos dejaban a un lado la política para dedicarse a disfrutar sus navidades en famila, tiempos en que la campaña y los votos se quedaban en las aulas donde se realizaban las elecciones, claro asi como tambien las promesas electorales, si bien la mamadera de gallo duraba unos dias o a lo sumo una semana, ya luego la cena de navidad, los regalos y hasta el domino y la parranda se convertian en los grandes protagonistas decembrinos.

Desde la llegada de Chávez, la politica ha desplazado las navidades venezolanas, las elecciones decembrinas parecen haber sido instituidas como parte de nuestra tradición. Desafortunadamente para nosotros, las estadísticas no nos han favorecido y en consecuencia no nos había permitido disfrutar nuestra navidad con la misma alegria y las mismas esperanzas que lo haciamos durante la cuarta. Hemos pasado navidades muy amargas y tristes, cansados y sin muchas ganas y con pocas razones para celebrar. El sabor de la derrota no es nada agradable y sin embargo aun seguiamos intentándolo hasta que finalmente estas eleciones nos ha dejado un sabor distinto, esta vez si le vamos a agarrar el gustico al dulce de lechoza. Pero, a pesar de las advertencias, que nunca estan demas, nosotros los que estamos de este lado no hemos caido en el triunfalismo, quizás por que los golpes pasados aun nos duelen y las heridas no terminan de cicatrizar, pero afortunadamente tampoco nos ha hecho perder la cabeza y las perspectivas, afortunadamente no hemos perdido los estribos a pesar de lo moralmente significativo de este resultado. Las derrotas y los golpes nos han enseñado a conservar la calma y mantener la firmeza ante las situaciones favorables o adversas. Es por eso que la actitud no ha sido de triunfalismo, es por eso que no nos vieron quemar pancartas o afiches del SI, es por eso que no hemos caido en el terreno de la ofensa o la humillación hacia los perdedores de esta contienda, como durante los procesos pasados lo hicieron ellos hacia nosotros.

Hace un año, los chavistas del barrio El Gaitero quemaron nuestros afiches y pancartas a nuestros pies sin que nosotros pudiesemos impedirlo de ningún modo, nuchos se burlaron en nuestras caras sin mostrar el mas mínimo respeto. Admito que en algún momento de esta campaña, al pensar en nuestro triunfo pasó por mi mente la posibilidad de tomar una pancarta, afiche o bandera del SI y quemarla, supongo que pensaba que eso me retribuiria de algún modo todos los malestares del pasado, quizás me ayudaría a comprender la morbosa satisfacción que sintieron ellos al hacerlo. Pero bueno, gracias a Dios, esa idea se esfumó por completo cuando esperaba los resultados del CNE en el Comando, allí entendí muchas cosas, durante esa espera que parecía eterna tuve tiempo para reflexionar un poco y pude comprender que si luchamos tanto contra ellos es por que evideetemente somos distintos y ello nos exige actuar distinto y por ende asumir las diversas situaciones que se nos plantean de manera distinta.

Las reacciones del presideente y sus allegados posteriores al 2D no deben extrañar a nadie, asi son ellos, por eso viviremos en una eterna confrontación, por eso es que el camino a la reconciliación es tan tortuoso, nosotros no le cerramos las puertas a nadie, bienvenido sea todo aquel que quiera luchar por una Venezuela mejor a la que tenemos, pero ello no quiere decir que estemos prestos a poner la otra mejilla, ello significa que seguiremos luchando con el mismo respeto, con nuestra frente y nuestra moral en alto, que seguiremos en las calles, en los barrios, en las urbanizaciones, en las universidades y en los centros comerciales llevando nuestro mensaje, que nuestras manos estaran a la orden para ayudar a levantar al caido sea cual sea su ideología, que caminaremos hacia adelante pero sin olvidar el camino que hemos recorrido.
Chavez habló de una pirrica victoria, de una victoria de mierda para ser más exacta, ps como dicen por ahi, y cito textualmente “le ganamos a un mierdero de gente, a una cagada de reforma y a un mojón de presidente” más allá de las palabras obcenas, esa es la gran realidad, les ganamos por uno, por mil o por 100 votos pero le ganamos, la reflexión de este triunfo es para nosotros, el compromiso y el reto es para nosotros, la lucha es para nosotros, pero la victoria también es para nosotros e insisto no es el resultado, es la oportunidad de disfrutar de una navidad tranquila, es firme creencia de que el próximo año será mejor, es el recobrar la fe perdida y la esperanza de saber que sí lo podemos lograr, ese es sin duda un triunfo que no se mide con votos, ese es un logro que no se refleja en las actas.

No cabe duda que los resultados del 2D no fueron faciles de aceptar por parte del presidente, en sus alouciones ha demostrado todo menos humildad para enfrentar la derrota electoral, le ha faltado valor para reponer dignamente su orgullo herido, su prepotencia es el reflejo de su debilidad para asumir los errores que lo llevaron a un nuevo fracaso.

Él insiste en su fulana reforma, mas por vanidad y orgullo propio que por otra cosa, de allí que el nuevo lema de esta gente sea el Por ahora, un por ahora que hace un tiempo le fue de mucha utilidad, pero que en su boca ha perdido vigencia, y no por que no haya logrado los objetivos planteados luego de aquel fallido golpe, sino porque en nada ha logrado cambiar las circunstancias que entones lo motivaron. Sin mbargo, hoy yo me permito tomarlo igualmente: Por ahora solo hemos ganado una batalla, es tiempo de reflexionar, nuevas situaciones vendrán el país tiene que enrrumbarse definitivamente hacia un destino mejor…para el próximo año nuevos escenarios se plantearán y en cada uno de ellos debemos estar preparados para dar nuestro mejor esfuerzo…Por ahora disfrutemos de la navidad en familia, disfrutemos de un rico dulce de lechoza, pero tengamos presente que la lucha continua…por ahora y por siempre hasta lograr la Venezuela que merecemos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: