A UN AÑO…

Ha pasado ya 01 año desde aquel fatìdico 03 de diciembre de 2006. Fatidico no por los resultados electorales, sino por todas las circunstancias desagradables y adversas que rodearon el proceso. Y lo mas irónico de todo es que un año después la historia es completamente distinta, ps hoy somos nosotros los que hemos salido triunfantes de esta contienda electoral que pretendía la reforma constitucional. Obviamente resulta inexplicable la sensación cuando uno esta frente a un televisor esperando los resultados. Hace un año recuerdo que estaba en el barrio el Gaitero, una jornada muy dificil y llena de conflictos y enfrentamientos, esa noche del 03 de diciembre estabamos todos sentados en la casa del comando frente a un pequeño televisor esperando los resultados y minutos despues veiamos a nuestro lider Manuel Rosales asumiendo los resultados arrojados por el CNE. Admito que de esa declaración de Manuel no recuerdo absolutamente nada, lo vi pero en ese momento mi atención estaba en otra parte, la decepción me ahogaba, pero no por los resultados, no porque Manuel los asumiera, sino de ver en lo que se había convertido mi país, de ver como los adeptos al chavismo convertian nuestras pancartas en antorchas, como se burlaban de nuestra derrota, realmente para mi fue el momento mas dificil de todo el proceso, porque es donde la impotencia te carcome, y se convierte en rabia, en decepción y en una mezcla de sentimientos que no puedes controlar.
A lo largo de este año he escuchado muchas cosas, evidentemente los resultados del 03 de diciembre ejercieron gran influencia en la fe de los venezolanos en el proceso electoral, muchos creyeron que despues del 03 de diciembre no habría otra oportunidad y muchos vieron caer las esperanzas de ganar un proceso electoral en contra de Chávez.

A raíz de las declaraciones de Manuel esa noche muchas cosas pasaron, se hicieron muchas conjeturas, se inventaron excusas para tratar de ocultar la realidad, pero no fue Manuel, no fue la gente que trabajó en la campaña, fueron aquellos que votaron por él, los que creyeron que si se podia, fueron ellos los que hicieron posible que creciera la esperanza de ganar ese proceso que evidentemente era cuesta arriba. Es obvio que las expectativas que se crearon no fueron inventadas, ni producto de la imaginación, fueron el reflejo de cada avalancha, pero sobretodo era el reflejo de una esperanza, de un pueblo que se atrevió a creer y a soñar, un pueblo que vio en Manuel un camino para recobrar la Venezuela que sentiamos perdida, un camino para la reconciliación y el reencuentro, un verdadero camino para lograr la Venezuela que soñamos. Manuel asumió el reto y se supo ganar la confianza y el respeto de muchos venezolanos.
¿Cual fue el problema de su campaña?, muchos le critican su discurso, pero con discursos no se gobierna un pais, o al menos no le ha hecho falta para gobernar al Zulia, Manuel ha demostrado que cuando los hechos son contundentes las palabras sobran. Manuel Rosales se lanzó al ruedo presidencial casi a mediados del 2006, en un mes logró el concenso de la mayoria de los aspirantes, que decidieron declinar su candidatura en su favor, decidieron que él seria el candidato, creyeron en su liderazgo y en sus facultades y asi nació una nueva esperanza para el país, para un país que estaba avido de un lider, un país que necesitaba un guia, un país que exigía a gritos a un hombre que le mostrara el camino…Manuel no se autoproclamó candidato, ni tampoco impuso su candidatura, todos creyeron en él y en su liderazgo y el asumió el reto. De la misma manera que lo ha hecho en el Zulia, él se caminó toda Venezuela palmo a palmo, llegó a lugares que ni siquiera el presidente en sueños ha visitado, y logró captar la atención y la confianza de muchos. Rosales fue reelegido en el 2004 con casi 500 mil votos, esa era su base y su plataforma antes de iniciar la campaña presidencial en agosto del 2006, es decir que en poco mas de 3 meses logro captar el apoyo de casi 4 millones y medio de venezolanos, de modo que mal podríamos descalificar o minimizar los logros obtenidos a pesar de los resultados electorales.

Hay muchas versiones para descalificar a Rosales, algunos dicen que negociò la presidencia cosa que me parece por demàs absurda, puesto que si era el presidente electo y teniendo los votos en la mano que necesidad tendrìa de negociar con el que serìa solo el ex-presidente. Creo que de todas las versiones esta es la mas simplista y descabellada.

Otros culpan a Rosales por no haber declarado el Fraude Electoral…todos esperaban salir a cobrar tal y como lo prometiò durante su campaña, pero olvidaron que Rosales fue muy enfàtico al afirmar que sòlo cobrarìan si ganabamos las elecciones. Yo me pregunto que habria pasado si Manuel hubiese declarado el fraude electoral, creo que no muchos se pasearon por esa posiblidad y que a estas alturas tampoco se han detenido a pensarlo. Yo les dirè algo muy responsablemente, ese 03 de diciembre yo si me pasee sobre esa posibilidad y creànme que roguè para que no lo hiciera, porque en el fondo estaba convencida de los resultados, pero sobretodo por que a estas alturas todavìa estuvieramos contando los muertos y estoy segura que la mayorìa serian los nuestros.
Muchos se preguntan porque Manuel asumiò la derrota tan ràpido, porque ni siquiera esperò que se cerraran todas las mesas y se contaran todos los votos, señores una campaña politica no es solo promesas y propagandas, hay un gigantesco equipo humano que trabaja dìa a dìa, en los barrios, en las urbanizaciones, en las calles para lograr los resultados electorales, cuando uno trabaja y forma parte de un proceso electoral y de una campaña polìtica, no necesita los resultados del CNE para saber si ganamos o no. Uno como activista polìtico, sabe con que gente cuenta y con cuantos votos, pero tambièn sabe con cuantos cuenta el rival mas cercano. Que tenìamos millones de votos a nuestro favor es cierto, pero que ellos tenìan mas votos a su favor tambièn lo es, el punto no es de donde los sacaron o como o a cambio de què, el punto es que el 03 de diciembre habìan màs votos para Hugo Chàvez que para Manuel Rosales, de modo que se equivocan si piensan que la trampa estuvo en el CNE, o en las màquinas. Evidentemente no fue una batalla leal, ni justa, ni mucho menos limpia, fue una guerra polìtica, y en la guerra como en el amor todo se vale y esta lecciòn la conocen muy bien los amigos del otro lado.
Uno de los grandes problemas que enfrentamos durante la campaña fue por una parte el ventajismo, estamos hablando de todo el aparataje financiero del gobierno nacional en contra de la voluntad de un hombre y su gran equipo humano. Estamos hablando de un hombre que sòlo ofrecìa una gestiòn politica exitosa contra otro que maneja a su antojo los recursos de la renta petrolera. Un hombre cuyos programas sociales estaban en el Zulia contra otro que tiene Misiones a nivel Nacional, en el Zulia la batalla fue dificil, por que mientras nosotros sorteabamos casas, ellos las construian, las amoblaban y las intercabiaban por un voto, porque mientras nosotros haciamos mercados populares ellos regalaban hasta 2 bolsas de mercal en cada casa, porque mientras Rosales ofrecìa oportunidades de empleo, ellos le depositaban 900mil bolivares a las madres del barrio, mientras nosotros ofreciamos becas de estudio para que los jòvenes se superen ellos pagan para adoctrinar a su gente, esa fue la batalla que se librò en el Zulia, en un Estado donde afortunadamente el Chavismo no ha podido penetrar, pero señores no podemos olvidar que en el 2004 cuando el CNE dio los resultados de las elecciones de gobernadores y alcaldes nuestro mapa se tiñò de rojo. Los resultados del 03 de diciembre no los puso Manuel ni los puso Chavez, ni siquiera el CNE, esos resultados los dieron los venezolanos, muchos de los cuales hoy dìa aun esperan que el presidente les pague su voto y le cumpla las promesas. Para el 2006 el liderazgo de Chàvez era indiscutible. Chàvez se sembró en el pueblo, no en las urbanizaciones, ni en la clase media, sino en los barrios, en esa parte de Venezuela que durante la cuarta fue ignorada por los gobiernos de turno y que en la quinta sòlo son utilizados como carne de cañon para adversarnos, esta gente lo sigue a él, no a su proyecto, no a su gabinete de gobierno, él ha sabido manipular su liderazgo sobre estos sectores. Manuel por su parte fue y sigue siendo el lider de unos, pero fue tambièn la alternativa para otros, y el remedio para otros màs, los zulianos estabamos comprometidos con Manuel, porque lo reconocemos como nuestro lider, pero el resto de los venezolanos o al menos una gran parte de ellos vieron en èl una salida, un camino, pero no todos lo vieron como lider, no todos estaban comprometidos con su proyecto. Muchos no creian en èl, muchos no lo querìan, y hoy dìa muchos dicen odiarlo y lo culpan de lo ocurrido, esa es una posiciòn muy comoda, ps es mas fàcil culpar a los polìticos de todos nuestros males, es màs fàcil culpar a Manuel de que Chàvez siga en el poder que asumir nuestro grado de responsabilidad, por que antes de preguntar que han hecho ellos por nuestro paìs no nos preguntamos que hemos hecho nosotros por nuestro paìs. Para salir de Chàvez no basta con odiarlo o ser antichavista, no basta con tocar cacerolas, no basta criticar a quienes toman decisiones cuando nosotros por comodidad no hemos sido parte de ellas.

Sin duda fue una lucha muy dificil y desigual y es lamentable que muchos se hayan dejado llevar por la impotencia del momento y no se hayan detenido a reflexionar por un momento sobre las vedaderas condiciones que rodearon el proceso. Es lamentable tambièn que no reconozcan el esfuerzo que hizo Rosales para ganarse la confianza y el respeto de los venezolanos. Acà en el Zulia hemos sabido reconocer ese liderazgo y a pesar de todos los errores que pueda cometer y de las fallas que pueda tener, al menos tenemos la fortuna de vivir en un Estado del que Chàvez no ha podido adueñarse, en un Estado donde a pesar de todo tenemos un gobierno que hace las cosas bien, donde seguimos siendo libres e independientes a pesar de la delincuencia que de esa hasta ahora nadie nos salva…pero en fin lo cierto de todo es tal y como lo dije en aquella oportunidad hay decisiones que solo tiempo justifica y la de Manuel aquella noche fue la mas acertada y la mejor para el paìs…todo tiene su momento y ese no era el nuestro, aun falta mucho camino por andar y muchas lecciones que aprender, lo bueno es que a poco los venezolanos estamos aprendiendo de nuestros errores ahora el reto es saber como rectificarlos…

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: