UNA CONTIENDA SIN VENCEDORES NI VENCIDOS

Los resultados del 02 de Diciembre deben ser analizados mas allá de las propias cifras definitivas. Algunos dicen que ganó el NO, otros que perdió Chavez o que perdió el SI, pero la gran verdad es que aquí sólo triunfó la DEMOCRACIA VENEZOLANA y con ello todos los venezolanos sin excepción. El presidente pretende descalificar el objetivo logrado tildandolo de pirrica, pero en el fondo sabe que aunque hubiese sido por 1 solo voto, su proyecto de reforma constitucional se fue al traste. Para él la derrota no está en el rechazo a la reforma, sino en que los resultados evidencian que ha perdido poder sobre algunos sectores que hasta diciembre de 2006 le eran incondicionales, mas aun, su derrota está en que no ha sido capaz de sumar sino por el contrario ha restado apoyo a su proyecto de país y a sus intenciones, pero mas allá de esto lo que verdaderamente debe estar atormentando al presidente es la idea de que esa parte del país que no lo quiere, que rechaza su proyecto de país, esa parte que para él nunca ha existido y la que nunca le ha importado, esa que hasta ahora no había sabido canalizar su lucha, esa que no había logrado entorpecer siquiera sus planes, hoy está tomando conciencia, se está fortaleciendo y poco a poco logrará encontrar el punto exacto que lo llevará a una verdadera gran victoria. Es cuestión de tiempo para que la oposición se consolide y represente el verdadero sentir del pueblo venezolano.

El presidente lo dijo ese día, los venezolanos no estan preparados para el socialismo, pero no se trata del verdadero socialismo, no, los venezolanos no estan preparados para SU SOCIALISMO, y es que jamás estaremos preparados para eso, por que es como decir que estamos preparados para ir al fracaso o para ir a la muerte, nadie lo está, por que es algo que nadie quiere. Y es allí donde nosotros debemos trabajar, es allí donde a partir de ahora debemos encaminar nuestra lucha, a la construcción del proyecto de país que todos queremos.
Los resultados del pasado domingo revivieron las esperanza de muchos venezolanos, sobretodo las de aquellos que habìan perdido la fe y las esperanzas, la de aquellos que prefirieron resignarse a su suerte o mas bien a la suerte que dispusiera el presidente. Para nosotros ha sido un gran logro por que con ese resultado nos salvamos nosotros, a nuestros hijos y a todos los venezolanos, incluso aquellos que votaron por aprobar la reforma y a los que no votaron también. Somos triunfadores pero no frente a ellos, sino para nosotros mismos, por que todos fuimos parte de este triunfo. Aunque sin duda los grandes heroes de esta reconquista han sido los estudiantes, esos muchachos que nos han sabido dar una gran lección de perseverancia, de lucha, de humildad, a esos muchachos que le han dado al presidente una lección que hasta ahora la oposición no había logrado darle.

No obstante debemos entender que este no fue un triunfo de la oposición sobre el chavismo, lo mas importante y que es justo destacar de este proceso, es que la oposición como tal ha evolucionado, ha crecido, por que ya no se trata de la sociedad civil, ni de los partidos politicos, ni de los estudiantes, ni de la iglesia, lo verdaderamente importante es que cada sector ha entendido que somos parte de un mismo país y que todos queremos construir un futuro mejor, quedó claro en este proceso que aun teniendo distintas ideologia o formación politica perseguimos un fin común y en aras de ese fin unimos nuestros esfuerzos. El gran temor de Chavez se esta haciendo realidad y es en ello que radica su primera gran derrota, en permitir que los distintos sectores del país logren un punto de encuentro para adversarle e irónicamente fue él quien le dio las herramientas. De modo que hoy debemos sentirnos ganadores, pero no por haber sacado mas votos que ellos, no por haber impedido la reforma, sino por que hemos demostrado que Venezuela no tiene partidos, ni universidades, ni religión, sino que Venezuela somos todos y cada uno de los que luchamos día a día por hacer de ella el país que soñamos.

No debemos perder la perspectiva, no es tiempo para triunfalismos ni protagonismos, es tiempo para la reflexión, es la hora de analizar en profundidad la realidad del país y las acciones que debemos emprender para sacarlo adelante. Porque lo que hasta ahora ha impedido que la oposición logre su objetivo de sacar al presidente es que no hemos sido capaces de plantear una alternativa de país capaz de captar el apoyo de las mayorias. Debemos trazarnos un objetivo claro, un proyecto de país viable y para todos los venezolanos. No debemos olvidar que si Chavez llegó al poder fue gracias a todos los errores de los gobiernos de la cuarta y la promesa de no repetirlos en la quinta, los venezolanos estan cansados de tanta confrontación, de tanto descaro, de tanta ofensa, de tanta vulgaridad, el país quiere paz, quiere tranquilidad, quiere hermandad, quiere seguridad, pero sobretodo quiere una alternativa real por la que valga la pena arriesgarse, un proyecto de país por el que apostemos todos los venezolanos.
Los estudiantes y los lideres de la oposición hacen un llamado a la reconciliación, al reencuentro, mientras el presidente se empeña en profundizar la brecha que divide al país entre chavistas y opositores, por que en ello ha encontrado hasta ahora su mejor arma de defensa y ataque. Y sobre esto hay que prestar especial atención, ya que no podemos pasarnos la vida poniendole la otra mejilla al presidente, es hora de pisar firme y demostrarle de que estamos hechos. Pero eso no lo lograremos con insultos, ni gritos, ni acciones violentas, eso se lo dejamos a ellos, eso lo lograremos en la medida en que estemos preparados para enfrentarlo y superarlo en cualquier escenario, en la medida en que nuestro nivel de organización supere al de ellos, pero sobretodo en la medida en que nuestra razón pueda superar su fuerza, es preciso fortalecer las bases que soportan a la oposición, ello exige de nuestra parte sentarnos a analizar y sincerarnos con nosotros mismos para reconocer nuestras fallas y los errores cometidos, pues en la medida que seamos capaces de rectificarlos podremos superarlos y crecer como organización, procurar la unidad y el concenso de todos los sectores que se oponen al proyecto de país socialista que plantea el Presidente, por que no podemos pedir la unidad y reconciliación entre chavistas y opositores mientras estemos librando una lucha interna dentro de la oposición, no podemos pretender quitar a un lider (como sin duda lo es Chavez para su gente) mientras de este lado no consolidemos la fuerza del nuestro, es necesario plantear un nuevo proyecto de país que abarque a todos los venezolanos, una base ideologica con la que puedan identificarse todos los venezolanos, lograr motivar que todos los venezolanos asuman el compromiso de ser participes en la construcción, no de una nueva Venezuela no de un nuevo sistema, sino en la reconstrucción de la Venezuela en que nacimos y en el fortalecimiento de la Democracia que tanto costó conseguir.
De modo que en esta contienda no hay espacio para protagonismo, no hay vencedores ni vencidos, solo es el punto de partida para el logro de los objetivos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: