EL PEOR ERROR DE MANUEL ROSALES…

Manuel Rosales ha cometido muchos errores, afortunadamente los logros de su gestión superan con creces sus desaciertos. Sin embargo, además de aquellas cosas que le he criticado en entradas anteriores, a ello debo sumarle lo que considero el peor y más grave ERROR de su carrera política. Y es que no puede calificarse de otro modo el haber dejado como sucesor a un oportunista como Gian Carlo Di Martino, que no sólo es un traidor capaz de vender a su madre por 3 lochas, también es un delincuente que dejó el dinero de la alcaldía en la vuelta y que además es capaz de falsificar documentos e inventarse testigos solo para tratar de competir con el hombre que lo puso donde está…pero no conforme con eso es también un inepto, un perfecto inútil que no ha sido capaz siquiera de resolver las necesidades básicas y elementales del colectivo marabino y que peor aun tiene que recurrir a un tribunal para que le reconozca cuales son las atribuciones que le delegò la Constitución por que en siete años su torpeza no le ha permitido determinarlas, ignorando que las competencias fueron atribuidas a los poderes públicos no para que un tribunal las reconociera sino para que ellos las asumieran desde el mismo momento en que fueron promulgadas en el texto fundamental.

Efectivamente en el año 1999 el constituyentista en aras de determinar y desconcentrar las atribuciones y competencias de los distintos órganos del poder publico que conforman el Estado delegó en los Municipios una serie de atribuciones y competencias en aras procurar una gestión de gobierno mas efectiva que permitiera garantizar al colectivo la efectividad de sus derechos y la satisfacción de sus necesidades mas elementales. Sin embargo la intención del constituyentista no fue que los poderes públicos que conforman el Estado ejercieran su autonomía de manera aislada y excluyente, sino que por el contrario lo que se perseguía es que cada uno en el ejercicio de las competencias y atribuciones en ellos delegadas, lograran la armonización de la gestión administrativa en la ejecución y logro de los fines que el Estado persigue.
En efecto más allá de la distribución de competencias entre los distintos órganos del poder publico, se establece un régimen de colaboración y corresponsabilidad entre ellos para la consecución de los fines generales del Estado. Siendo que uno de los deberes impuestos al Estado por la Constitución es lo atinente a la satisfacción de las necesidades colectivas en aras de procurar el bien común y la paz social. En este sentido el Gobernador del Estado como máxima autoridad del Ejecutivo de esta entidad Federal tiene la responsabilidad de dirigir y orientar su estructura de gobierno a la satisfacción generalizada de las necesidades colectivas de todos y cada uno de los ciudadanos que habitan dentro del ámbito territorial que agrupa al Estado Zulia, es decir aquellos que habitan en los distintos Municipios que lo conforman. Por lo que resultaría absurdo pretender que la autonomía municipal excluya a los habitantes de cada municipio del ámbito de protección del Estado, de ser así, los gobernadores no tendrían razón de ser, puesto que no tendrían a quien dirigir y orientar su gestión. De manera que, mal se podría pretender que la gestión del gobierno regional resulte ajena a la satisfacción de las necesidades de los habitantes del Municipio Maracaibo o lo que es lo mismo, pretender que el colectivo marabino sea responsabilidad exclusiva y excluyente del Alcalde de Maracaibo y su tren ejecutivo, de ser así se podrán imaginar ustedes cual sería nuestro destino ante tanta negligencia, ineficacia, torpeza pero sobretodo ante tanta indolencia por parte de un sujeto que siendo Alcalde de un Municipio solo se preocupa por autosatisfacer sus caprichos reprimidos en lugar de brindarle una mejor calidad de vida a su gente.
Así las cosas mal podría permitir el Gobernador del Estado que las necesidades básicas y elementales, la calidad de vida y otros derechos fundamentales de los marabinos como el derecho a un medio ambiente sano y a disfrutar de lugares óptimos para su esparcimiento y el libre desenvolvimiento de la personalidad, no sean satisfechas solo por que el Alcalde quien por mandato de la constitución debería hacerlo, no lo hace. En consecuencia no puede pretenderse que el interés general del colectivo marabino quede en suspenso o que deban esperar mas de siete años para ser satisfechos sólo por que es una atribución de su alcalde y éste por inutilidad o mas bien por andar jugando fútbol o dándoselas de broker no las asume. Las atribuciones y competencias fueron delegadas con el objeto facilitar el logro de los fines del estado, pero ello no significa que los entes que gozan de esta autonomía, como el caso del municipio, pueda decidir arbitrariamente cuando va a asumirlas, sin importar que el tiempo que tarde en hacerlo vaya en detrimento del colectivo que representa.
Resulta un hecho público, notorio y comunicacional, que el Alcalde de Maracaibo ha desatendido de manera flagrante y abusiva las necesidades básicas del colectivo marabino, situación que se evidencia claramente en el estado deplorable de la vialidad urbana, el colapso de los servicios públicos de aseo urbano y gas y obviamente el deterioro extremo que presentan los parques, plazas, balnearios y otros sitios de recreación y arquitectura civil, todas estas materias de su competencia que le fueron atribuidas en el año 1999. Es por ello que la Gobernación del Estado en virtud de la corresponsabilidad que detenta en la obligación de satisfacer las necesidades colectivas ha asumido el rescate y rehabilitación de todos estos espacios, lo cual no debe entenderse como una usurpación de competencias ajenas sino por el contrario, ello responde a la obligación que tiene de brindar a sus ciudadanos en general la satisfacción de sus necesidades mas elementales.
De modo que el Gobernador ha asumido su compromiso con los zulianos en general, sin importar si son de Maracaibo, Cabimas, San Francisco, la Cañada, Mara o Páez, por que para él todos, ricos pobres, blancos, negros, jóvenes, adultos, ancianos o niños, rojos, verdes, blancos, azules o amarillos, todos son zulianos. Así que aunque el imbècil de Di Martino acuda a la mismísima corte celestial ello no impedirá que Manuel siga cumpliendo con su deber, por que su compromiso no es con Chávez ni con nadie, sino con el Zulia y eso algo que Di Martino jamás podrá entender ni él ni ninguno de los traidores que le han vendido su alma a Chávez y que ahora pretenden vender a los zulianos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: