SENTENCIA PREVIA…

Cuando un abogado asume la responsabilidad de una causa nace igualmente las expectativas sobre su resultado. Había un profesor que decía que la justicia era tan volátil que su sentido podía cambiar dependiendo del lado del estrado que tomes, una decisión judicial siempre será justa para la parte favorecida pero igualmente injusta para la perdidosa. Realmente nunca compartí totalmente este criterio pero reconozco que en muchas ocasiones esto suele suceder, sobretodo por que hay abogados que logran convencerse a si mismos de la causa que representan. Mas allá de la justicia que debe prevalecer en todo proceso judicial, hay algo que para nosotros los abogados suele ser la razón y fundamento de nuestra profesión que es el derecho en si. Cuando hablo de derecho me refiero al derecho puro y simple que durante años se ha impartido en las facultades de derecho del país, me refiero al derecho contemplado en la doctrina, me refiero a los procedimientos y formalidades que regulan su correcto ejercicio, me refiero también al conjunto de normas cuya sana y correcta aplicación debe derivar en la concepción mas pura y elemental de la justicia. En esta nueva era del derecho, donde el nuevo derecho revolucionario del siglo XXI se abre paso para convertir en letra muerta las normas, procedimientos y formalidades que contempla el aun vigente pero inaplicable ordenamiento jurídico ya conocido, nuestro sistema de justicia nos permite tener una expectativa certera sobe las resultas de un juicio, incluso mucho antes de ser admitida por el Tribunal, basta con conocer quienes son las partes y el alcance de su influencia dentro del poder judicial. Supongo que ha de ser difícil para algunos administradores de justicia (para otros no tanto) pero supongo que inventarse un nuevo derecho ajustado a la medida o crear precedentes sobres argumentos efimeros, absurdos e injustificables no debe ser tarea fácil, claro tampoco es fácil saber que tienes suficientes argumentos de derecho para ganar un juicio y que a pesar de ello la decisión es desfavorable. Son situaciones lamentables que se presentan hoy día, los abogados que por algún motivo o circunstancias se constituyen como contrapartes del Gobierno Nacional o cuyo objeto de pretensión toque los intereses del gobierno nacional o de alguno de sus personeros tienen escasas oportunidades de salir victoriosos, puedes consignar más de 30 diligencias para que te fijen una audiencia sin lograr una respuesta, más aun quienes por el contrario representen sus intereses o pretensiones, aun sin mucho esfuerzo, sin necesidad de estudiar siquiera los argumentos legales que fundamentan su posición, aun desconociendo por completo el procedimiento y las formalidades, con una simple llamada o una corta visita al despacho del juez no sólo logran que fijen la audiencia en un par de horas sino que además puede resolverlo todo a su favor. Evidentemente, el propósito de esta entrada era abordar una situación conocida por muchos y desconocida por la gran mayoría, más mi posición no me lo permite y me obliga a conservar en estricta confidencialidad los casos en los cuales se ven involucrados los intereses que represento e incluso por respeto a ciertas personas y no a su investidura prefiero dejarlo hasta aquí.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: